Amor Eterno


He escrito muchos artículos dedicados a varios aspectos de superación personal y empresarial, pero hoy quiero dedicar mis letras y pensamientos a un gran ser, puesto por Dios en la tierra para ser de nosotros grandes seres humanos. Me refiero a mi madre y también mi homenaje todas las madres, regalo maravilloso de nuestro creador.

Desde que estuve en tu linda barriguita me sentía protegido, me brindaste calor, alimentación y mucho amor, te preocupabas por si te daba patadas, si me movía o si quizás me estaba enredando con el cordón, en fin, ahí estabas tú, y yo escuchando tus latidos, que son los míos, eres y serás por siempre mi Amor Eterno.

El nacer fue maravilloso, sólo escuchar tu voz hacia que me tranquilize, ya que me asustaba mucho por el ruido que no conocía, dentro de tu barriguita todo era distinto, que tranquilidad sentía.  Que amanecidas pasaste a mi lado, yo me despertaba asustado por que no sentía tus latidos, y por que tenía hambre, y al escuchar tu voz melodiosa, otra vez me sentía seguro, que angustia la que sentías al verme llorar, pero solo tú sabías que es lo que quería. Nunca te cansas de contar a todos, lo chiquito que era al nacer, ya que nací cuando aún tenia 7 meses….que angustia en tu corazón.

Aún guardo en mi mente, el momento que fui por primera vez al nido, no quería que te vayas de mi lado, me sentía tan asustado, con gente extraña, pero a la vez con amiguitos por hacer, tu rostro reflejaba tristeza y yo lo podía sentir, despues me comentaste que al ir a tu trabajo tus lagrimas recorrian tus mejillas blanquitas como la nube…que angustia en tu corazón.

De ahí en adelante fui entendiendo la vida, si no te veía, era por que tenias que trabajar, para junto a mi padre darme una buena educación, abrigo, techo, salud, y alimentación. Me enseñaste a decir gracias y pedir por favor, me enseñaste que la ausencia es pequeña cuando el amor es grande, que no darías por haber pasado mas tiempo a mi lado y verme crecer con mis ocurrencias de niño…..que angustia en tu corazón.

Los años fueron pasando, y fui creciendo así como mi amor hacia ti, como olvidar el día en que aún siendo pequeño me mordió un perro por ser tan juguetón e inquieto, tu desesperacíón fue grande, el verme sangrar destiló en ti lagrimas de impotencia y desesperación madre adorada….que angustia en tu corazón.

Para cada madre los hijos nunca crecen, pues los ven aún como aquel bebé en sus brazos, recuerdo que cuando ya estaba joven,al regresar a casa luego de una fiesta con amigos de mi barrio, luego de divertirme mucho y sanamente, me quedé paralizado al verte en la venta de casa, paradita, mirando la esquina justo por donde aparecí y al ir acercandome mi rostro de alegría se fue transformando en tristeza, al ver tus lagrimas y desesperación pensando que algo malo me había sucedido, madre mía estabas temblando, justo en ese momento mientras secaba tus lágrimas comprendí lo mucho que te debo en la vida….que angustia en tu corazón.

Gringuita linda, hoy soy padre y veo en mi tu reflejo de amor a los hijos y comprendo tu angustia por todo lo vivido, doy gracias a Dios por la bendición de darnos una madre a cada uno de nosotros, si aún tienes a tu madre viva te invito a que hoy día la llames si esta lejos y si la tienes a tu lado le digas TE AMO madre, gracias por hacerme una persona de bien, no sabes como la harás feliz, no hay ningún regalo económico sobre la tierra que la haga más feliz que esas dos palabras. Y si Dios esta al lado de ella, pues eleva tu sincera oración, como en aquellos tiempos, cuando la tenías a tu lado, conversa con ella, ese lazo desde el vientre ni la muerte la puede romper.

Cierto día un  pequeño se acercó a su madre en la cocina, una noche, cuando ella preparaba la cena y le entregó un papel sobre el que había escrito algo.

Después de que la mamá se secó las manos, lo leyó y esto es lo que decía:

Por cortar el pasto 5.00

Por limpiar mi habitación esta semana 1.00

Por ir a la tienda cuando me envías 0.50

Por cuidar a mi hermano mientras fuiste de compras 1.00

Por sacar la basura 1.00

Por obtener una buena nota de calificaciones 10.00

Por limpiar y barrer el patio 2.00

Total que me debes 20.50

Su madre lo miró de pie a la expectativa y los recuerdos pasaban por su mente. Tomó la pluma, le dio la vuelta a la hoja de papel que el niño había escrito y anotó lo siguiente:

Por lo nueve meses que te llevé mientras crecías en mi interior, SIN CARGO.

Por todas las noches que estuve sentada a tu lado, cuidándote y orando por ti, SIN CARGO.

Por todos los momentos difíciles y todas las lágrimas que causaste a través de los años, SIN CARGO.

Por todas las noches de temor y por las preocupaciones que sabía que tendría, SIN CARGO.

Por los juguetes, la comida, la ropa y por limpiar tu nariz, SIN CARGO.

Cuando sumes todo, el costo total del verdadero amor es SIN CARGO.

Así, cuando el niño terminó de leer lo que su madre había escrito, había grandes lágrimas en sus ojos, miró directamente a su madre y dijo:

“Mamá en verdad te amo”. Después tomó la pluma y con letras grandes escribió:

“PAGADO EN SU TOTALIDAD”

Muchas gracias Paula Gloria mi madre, mi amiga y mi gran amor eterno por todo lo que hiciste, haces y sigues haciendo por tus hijos y nietos.

Anuncios

2 comentarios en “Amor Eterno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s