A mi manera

72234561_2531221540248607_8427385451534352384_n

Emprendí un negocio desde los 19 años, vendí mis primeros libros de ofimática, llaveros de madera, polos, camisas y luego vendí hamburguesas en mis carritos sangucheros y todo por decisión propia, pues gracias a mis padres sólo me bastaba abrir la boca y tenia lo que deseaba. Asi que decidí aprender a ganarme la vida. Recuerdo a mis padres dándome el alcance a mi regreso cuando me demoraba en llegar empujando mi carrito sanguchero desde la avenida Tacna. Momentos que guardo en mi corazón valorando el amor de padres, a pesar de no desear esa vida para su hijo. Pero fue mi decisión hacerme un hombre de bien ganandome sol a sol fruto a mi esfuerzo. Luego vino la idea de convertir el hogar en video pub y vaya que tuvo un gran éxito hasta llegar a Barranco con mi Búhos Pub. Tropecé, caí en los negocios y me volví a levantar apoyándome en trabajos como dependiente gracias a Dios en empresas multinacionales, paso a paso fui aprendiendo que todo sucede para algo en la vida. Tuve tropiezos en el amor pero me siento muy orgulloso y soy millonario en dar amor, presencia y compañía a mis hijos.
Recuerdo mi test vocacional en el colegio Salesiano, resultado: Sacerdote, Bombero y Servicio Social. Vaya que no se equivocaron…es lo que hago actualmente por vocación y convicción como coach de vida.
Estudie computación, administración, ingles, gestión del talento humano, coaching profesional y hasta ingresé a la escuela militar de chorrillos llevado por los sueños y anhelos desde pequeño. Crecí junto a mi hermana y hasta ahora nos queremos mucho así ella reniegue conmigo. Me crié en el barrio maravilloso de Odriozola junto a mis amigos hoy hermanos por elección propia, jugue en la pista, parques y estadios en mi deporte favorito, el futbol, crecí admirando al club de mis amores Universitario de Deportes y como no iba a hacerlo si fui el socio con menor edad en el club y viví junto al glorioso Lolo Fernández defendiendo nuestros colores desde miniatura.
Que si me arrepiento de algo, la respuesta es no, pues si cambio en algo mis decisiones tomadas no tendría el éxito de hoy, aunque sigo con humildad y sencillez avanzando paso a paso valorando a cada ser humano que acompaño hacia su propio éxito desde hace ya más de 10 años brindando servicios de coaching personal, conferencias y entrenamientos a empresas nacionales e internacionales. Gracias, realmente gracias a todas las personas que me conocen desde pequeño, amigos del cole, del barrio, compañeros de trabajo, colegas y familiares. Soy un ser humano como tú con mis aciertos y errores. Gracias hijos mios por existir y también a sus valiosas madres quienes darian la vida asi como yo por ustedes.
Si me piden un consejo…ahi les va: Si tienes un sueño en la vida, persevera por ese sueño y no permitas que nadie te lo arrebate. Con afecto. Victor.

Sana tu corazón

42950843_10209795032071946_8919926382574698496_n

Hoy empecé limpiando mis papeles y notas, tirando las cosas que no me sirven pero que guardaba quién sabe porqué, cosas de las que me costaba deshacerme pese aparentemente no me aportaban nada. Finalmente me animé a tirarlas y pensando en ello me di cuenta que con nuestra mente y corazón nos ocurre lo mismo:

Siempre estamos guardando muchas cosas en nuestro corazón, cosas como el daño que una vez nos hicieron, las veces que tuvimos que recoger los pedazos de nuestro corazón, motivos de lágrimas que mojaron nuestra almohada, noches de insomnio por no poder resolver tareas pendientes, y todo malos sentimientos que guardamos dentro de nosotras mismas… A lo largo de la vida acumulamos innumerables cosas innecesarias o que incluso son perjudiciales, cosas que no nos dejan ver la luz. Nuestra vida podría llegar a ser mejor si sacamos de ella esas cosas que acumulamos y sólo estorban.

Los recuerdos siempre serán parte nuestra, pero hay que mirarlos como lo que son, simplemente “recuerdos”. Es bonito recordar, incluso llorar por las cosas que un día nos hicieron sonreír, se puede vivir con esos sentimientos que siempre ocuparan un espacio en un rincón de nuestro corazón , pero también estando muy claras que sólo son eso: recuerdos.

Con afecto. Victor.
#Coach #Conferencias #Vida

Confía en Dios

42232527_722797901431589_3600797385787179008_n

Cuando yo era pequeño, mi mamá solía coser mucho. Yo me sentaba cerca de ella y le preguntaba qué estaba haciendo. Ella me respondía que estaba bordando. Siendo yo pequeño, observaba el trabajo de mi mamá desde abajo, por eso siempre me quejaba diciéndole que solo veía hilos feos. Ella me sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente me decía: “Hijo, ve afuera a jugar un rato y cuando haya terminado mi bordado te pondré sobre mi regazo y te dejaré verlo desde arriba”. Me preguntaba por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y porqué me parecían tan desordenados desde donde yo estaba. Más tarde escuchaba la voz de mamá diciéndome: “Hijo, ven y siéntate en mi regazo.” Yo lo hacía de inmediato y me sorprendía y emocionaba al ver la hermosa flor o el bello atardecer en el bordado. No podía creerlo; desde abajo solo veía hilos enredados. Entonces mi mamá me decía: “Hijo mío, desde abajo se veía confuso y desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan arriba. Yo tenía un hermoso diseño. Ahora míralo desde mi posición, que bello. ”

Muchas veces a lo largo de los años he mirado al Cielo y he dicho: “Padre, ¿qué estás haciendo?”. Él responde: “Estoy bordando tu vida.” Entonces yo le replicó: “Pero se ve tan confuso, es un desorden. Los hilos parecen tan oscuros, ¿por qué no son más brillantes?” El Padre parecía decirme: “Mi niño, ocúpate de tu trabajo confiando en Mi y un día te traeré al cielo y te pondré sobre mi regazo y verás el plan desde mi posición. Entonces entenderás…”. Con afecto. Victor.
#Coach #Conferencias #Reflexiones #Vida