El barquero y el sabio

Una vez, cierto sabio muy dado a celebrar su propia ciencia tu­vo que cruzar en bar­ca un largo y hermo­so río. Mientras recorría con la mirada el agradable panorama a su alrededor, mantenía una amena charla con el ale­gre y simpático barquero que remaba al frente suyo con vigor y destreza. –Y dime, joven amigo,Sigue leyendo «El barquero y el sabio»

SEGUNDO TRAJE (Lección de humildad)

Cierta vez un hombre visitó a un consejero y el relató su problema: «Soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses recibí el encargo másSigue leyendo «SEGUNDO TRAJE (Lección de humildad)»