El poder de la palabra

palabra

Tú eres producto de tus palabras, lo que dices tiene “poder” en el accionar de tu día a día. Cada uno de nosotros es un ser en potencia y lo que decretamos se cumple para bien o para mal. Las palabras cobran vital importancia en la vida, desde pequeños aprendemos a manifestar nuestras emociones con los gestos y con la pronunciación de verbos que connotan acción.

Las palabras se vuelven en nuestro vital aliado, un aliado que tiene dos caras, una positiva y una negativa, dependerá de ti cual de ellas adoptas en tu vida. Si muchas veces pronunciamos una determinada palabra es muy probable que eso suceda, si por ejemplo siempre digo: no estoy bien económicamente. Entonces, créeme que así será, ya que predispones a tu pensar que siempre estarás en esa incomoda situación económica, recuerdo que hace un tiempo, siempre me quejaba de mi situación como independiente, diciendo a propios y extraños: “no tengo un ingreso fijo”. Indudablemente el sólo pronunciarlo hacia que lo interiorizara y obviamente lo asimilaba.

“Nuestros pensamientos se convierten en palabras. Nuestras palabras se convierten en actos. Nuestros actos se convierten en hábitos. Nuestros hábitos se convierten en carácter. Nuestro carácter determina nuestro destino”.

Entonces, podemos afirmar que todo nuestro ser acciona en base a nuestros pensamientos, pero esos pensamientos no se realizan si  no lo decretamos con el poder de la palabra. Tengamos mucho cuidado con los pensamiento negativos y peor aún pronunciarlos, pues créanme que pasará. Así que te invito a pensar en positivo, pero ¿Que hay con nuestros pensamientos negativos? pues sólo tendrás “cinco segundos” para convertirlos en positivo, de esa manera el subconsciente no lo asimilará.

Por otro lado nuestro accionar gira muchas veces en base a lo que nos dicen, pues déjame decirte que no debes creer todo lo que te dicen, pues muchas veces son rumores o suposiciones. ¿Que hacer cuando nos digan algo que nos ofenda? sencillamente respirar profundo y tomarlo de quien viene, recuerda que para que exista una discusión se requiere de dos personas y tú no debes ser esa segunda persona. Más ganas callado que discutiendo, pues muchas veces el sólo hecho de guardar silencio hace que la otra persona “baje sus revoluciones”, de esa manera das paso a la calma y luego podrás “conversar” y no discutir.

Es muy importante que selecciones tu circulo de amistades, únete a personas que sumen y no resten en tu vida, recuerda que tú eres el promedio de las cinco personas con las que más frecuentas. Así que debes ser muy selectivo en este sentido, ya que de ello dependerá como lo bueno llega a ti.

Ahora bien, ¿que hacer con esas personas que siempre aparecen en tu vida para destruirte, llenas de envidia y mal actuar? muy simple: déjalos ser y que a ti te “resbale”, siempre digo: “báñate en aceite”. Verás como la otra persona sólo cosechará en su vida lo que siembra.

“Debemos librar una intensa y permanente batalla contra la constante negatividad. Si nos relajamos, los insectos y las malas hierbas de la negatividad se trasladarán a nuestro jardín y tomarán todo lo que es valioso.”  -Jim Rohn-

Entonces, desde hoy vamos a concentrarnos en la personas positivas que llegan a nuestras vidas, aquellas personas que “suman”, aquellas que nos arrancan sonrisas, aquellas personas que desean siempre lo mejor para cada uno de nosotros. Recuerda también que las personas que desean tu bien, también te dicen tus verdades pero en buena onda y es algo que debes tomarlo a modo de reflexión y mejora constante en tu vida. Ellos también a través de sus “palabras” decretan lo mejor para ti y deciden “ayudar” más no lanzar la piedra y esconder la mano, a ellos siempre hay que agradecer pues muchas veces a raíz de sus palabras bien recibidas nos han servido para mejorar como seres humanos. Así como tienes el poder de la palabra también tienes el poder de la “escucha activa”, Dios te dio dos orejas un una sola boca, ¿Que te quiso enseñar con esto? Ahora bien, recuerda que debes ser congruente con lo que dices y haces en la vida, no puedes ir decretando a diestra y siniestra cuando tu accionar dice otra cosa. Eres tú y solo tú quien decide su porvenir en la vida, así que a empezar a pensar en positivo decretándolo a través del verbo, en eso llamado palabra.

TU YO INTERIOR

VZ218
¿Quién eres tú?

Si tuvieras que responder a esta pregunta, pero sin decirme tu cargo, profesión, estadio civil, ser humano, sin etiquetas. ¿Quién eres tú?.

Muchas veces nos topamos con personas que cuando recién conocemos nos preguntan: ¿A que te dedicas? ¿Donde estás trabajando? ¿Que profesión tienes? Típicas preguntas para sacar provecho de tu amable respuesta. Tu existencia va más allá de esas etiquetas, impuestas por la sociedad, por una sociedad egolatra, y convenida.

Tu ser gira entorno a la respuesta que te atrevas a balbucear (no es raro pensar que te quedes pensando un buen tiempo). Las personas te encasillan de acuerdo a tú etiqueta, olvidándose del ser maravilloso interior que vive en ti. Consejo: Seas la etiqueta que seas, te invito a dar la respuesta que queda al quitar todas tus etiquetas a aquella persona quien te la pregunta. Al ver la reacción de esa persona te demostrará el grado de interés realmente en conocer de ti…de tu yo interior. Deja que se enteré de tu “etiqueta” pero jamas que sea de tus labios.

La riqueza de tu yo interior es la mejor herencia que podrás dejarles a tus hijos y tus hijos a sus hijos. Preocúpate en dejar de lado aquellas etiquetas sociales que sólo sirven para venerar tu ego, de ahí todos los problemas que vemos dentro del entorno familiar y social, al tener a tu lado a personas que sólo están ahí por esa “etiqueta”. Crea tu propia “marca” personal en base a humildad, valores y principios.

Con afecto. Victor.
#Humildad #Unmundosinetiquetas #Conferencias

Coach personal. ¿Cómo saber si necesito uno?

El coaching personal es la modalidad de coaching más extendida. Su objeto de estudio es la persona como tal, sus emociones y sentimientos, y al igual que en los deportes individuales, plantea una relación directa entre el coach y el cliente que le contrata. Esta relación es dialéctica y basada en la retroalimentación.

Esto no quiere decir que se deba recurrir a un coach solamente cuando se enfrenten problemas personales o anímicos. El coach es sobre todo un facilitador que puede estar presente en procesos familiares, afectivos, profesionales o laborales.

Para tener más claridad sobre este asunto, echemos un vistazo a las principales causas por las que se recurre a un proceso de coaching personal:

  • Cuando se quiere emprender un proyecto empresarial. Un buen número de emprendedores buscan apoyo y asesoría antes de sacar adelante su proyecto de empresa. Este coaching suele ser especializado.
  • Cuando se está ante situaciones de cambio. Algunas personas ignoran cómo enfrentarse a situaciones como la pérdida de un trabajo, un traslado, un divorcio o una separación.
  • Cuando se busca claridad de los objetivos profesionales. El coaching personal también sirve para que los profesionales clarifiquen sus metas y lleven a cabo acciones concretas para alcanzarlas.
  • Cuando haga falta motivación. Sea por la razón que sea, las personas no siempre tienen la motivación suficiente para alcanzar sus objetivos. El coaching personal busca devolver la confianza y la seguridad de cada persona, dos de los elementos que alimentan la motivación.
  • Cuando se quieren potenciar habilidades o talentos. ¿Cuántas personas saben que tienen una habilidad concreta pero, al mismo tiempo, ignoran cómo llevarla a la práctica? El coach ayuda a encontrar mecanismos para ello, así como para descubrir otras facultades que no han salido a la luz.
  • Cuando se desea eliminar patrones negativos. El pesimismo, la falta de confianza, la apatía, el temor a los cambios y la escasa flexibilidad son aspectos que obstaculizan la consecución de objetivos. La labor del coach en este sentido es eliminar esas barreras y lograr que el cliente sea consciente de la importancia de revertir dichos pensamientos.

Cualquier de estas razones son suficientes para que recurras al coaching personal como herramienta de apoyo. Recuerda que la esencia de esta práctica es la presencia de una mirada externa que te ayude a obtener respuestas sobre ti mismo.

cropped-cropped-pw.jpg