¿Qué pasó con el amor luego del matrimonio?

vz430

En mis consultas siempre recibo casos de pareja, y una de las preguntas que escucho a diario es: ¿Qué pasó? ¿Donde está aquel amor que nos jurábamos?
La respuesta es simple, hombre y mujer hablan distinto lenguaje de comunicación en el amor.
Imaginemos por un momento que tu hablas español y tu pareja habla chino, estoy seguro que al comienzo todo es “bonito”, hasta la señas para entenderse parecen maravillosas, pero luego con el paso del tiempo, esas señas empiezas a crear molestia en la comunicación.
Lo mismo pasa en el amor de parejas, muchas veces podrás decirle cuanto amas, podrás regalar quizás la joya más preciada, conocer el mundo entero en crucero, pero quizás lo que la otra persona espera es mantener siquiera una linda conversación mirando el ocaso del sol.
Por lo tanto en la convivencia debemos aprender aquel “lenguaje del amor” que a nuestra pareja le resulta más fácil de comprender para dejarnos entender.
Adicionalmente recordemos que tanto tú como tu pareja vienes de hogares con distintas crianzas de afectos emocionales, de ahí que un es mas cariñoso que otro. Entonces, el comportamiento de las parejas cambia después del matrimonio, por que en la etapa del enamoramiento y noviazgo ninguno de los dos se preocupó por “estudiar” el lenguaje del amor de tu pareja.

Anuncios

Sana tu corazón

42950843_10209795032071946_8919926382574698496_n

Hoy empecé limpiando mis papeles y notas, tirando las cosas que no me sirven pero que guardaba quién sabe porqué, cosas de las que me costaba deshacerme pese aparentemente no me aportaban nada. Finalmente me animé a tirarlas y pensando en ello me di cuenta que con nuestra mente y corazón nos ocurre lo mismo:

Siempre estamos guardando muchas cosas en nuestro corazón, cosas como el daño que una vez nos hicieron, las veces que tuvimos que recoger los pedazos de nuestro corazón, motivos de lágrimas que mojaron nuestra almohada, noches de insomnio por no poder resolver tareas pendientes, y todo malos sentimientos que guardamos dentro de nosotras mismas… A lo largo de la vida acumulamos innumerables cosas innecesarias o que incluso son perjudiciales, cosas que no nos dejan ver la luz. Nuestra vida podría llegar a ser mejor si sacamos de ella esas cosas que acumulamos y sólo estorban.

Los recuerdos siempre serán parte nuestra, pero hay que mirarlos como lo que son, simplemente “recuerdos”. Es bonito recordar, incluso llorar por las cosas que un día nos hicieron sonreír, se puede vivir con esos sentimientos que siempre ocuparan un espacio en un rincón de nuestro corazón , pero también estando muy claras que sólo son eso: recuerdos.

Con afecto. Victor.
#Coach #Conferencias #Vida

No a la Alineación Parental

sap5

Comentarios sutiles como “papá te dejó”, “papá no te quiere”, “papá está con otra”, “papá no quiere darte de comer” son usualmente empleadas por las madres, quienes con el ánimo de desfogar su propia frustración, trasladan esos sentimientos negativos hacia sus propios hijos.

El síndrome de alienación parental puede ser definido como: 1) el establecimiento de barreras contra el progenitor que no detenta la custodia del hijo; 2) la manipulación ejercida por un padre sobre su hijo a fin de que rechace la figura del otro progenitor; y, 3) programación del hijo para que, sin justificación, odie al otro progenitor.
Además, esta conducta es catalogada por muchos investigadores como un tipo de violencia o maltrato emocional de los padres a sus hijos, cuyo origen es la separación y consiguiente disputa de los padres por la tenencia y custodia de aquellos.

La Corte Suprema de Justicia resolvió el primer caso de síndrome de alienación parental en el régimen de tenencia. Así, estableció como precedente que la opinión de los menores de edad influida por dicha conducta contra uno de los progenitores no es decisiva para la custodia, por lo que deben ser tomadas con reserva, siendo la prioridad la adecuada relación parental.

En efecto, se trata de la CAS. Nº 2067-2010-Lima, adoptada por la Sala Civil Permanente del máximo tribunal. En ella, se determina que dicho síndrome incide negativamente en el desarrollo e integridad emocional de los infantes y establece que los criterios del Código de los Niños y Adolescentes son orientadores mas no determinantes, pues el parámetro será lo más beneficioso para los menores.