El Roble confundido…llegar a ser o dejar de ser!!!

¿Alguna vez te has sentido desubicado en algún lugar, como si no pertenecieras allí?¿Cómo si por un instante no supieras bien quién eres ni qué haces allí y quisieras hacer algo importante pero no sabías qué hacer? Pues bien, si es así, talvez este cuento, te resulte familiar…

***robles

Había una vez -en algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo-, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos.

Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste.

El pobre tenía un problema: “No sabía quién era”…

Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano, – Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosísimas manzanas-. -¿Ves qué fácil es?-

-No lo escuches…-, exigía el rosal. -Es más sencillo tener rosas.. – ¿Ves qué bellas son?

Y el árbol, desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, le dijo: -No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución-:

-¡No dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas. Sé tu mismo, conócete, y para lograrlo, escucha tu voz interior!-.

Y dicho esto, el búho desapareció.

-¿Mi voz interior?… ¿Ser yo mismo?… ¿Conocerme?… – Se preguntaba el árbol, desesperado,…
¡CUANDO DE PRONTO, COMPRENDIÓ!

Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole: -Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera, porque no eres un rosal-.

-¡Eres un roble!-. -Y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje… Tienes una misión: ¡Cúmplela!.

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de si mismo, y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado.

Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

***

Decía el filósofo romano Cicerón, que el hombre tiene un destino concreto que descubrir y realizar para llegar a “ser”, y si no alcanza a realizarlo “deja de ser”, pues habrá desperdiciado su tiempo, su posibilidad histórica de realizarse, de dejar una huella, en fin, un legado para el porvenir.

No se trata de compararse con los demás, sino de descubrir quiénes podemos ser. ¿De qué habrá servido nuestra vida si no llegamos a descubrir y compartir la maravillosa esencia de nuestro ser?.

Cada uno de nosotros, tiene la posibilidad de descubrir “quién es” y al descubrirse mostrar lo mejor de si para embellecer el jardín de la vida.

Fuente: Nueva Acropolis

Hoy y Mañana

depositphotos_41743903-stock-photo-watching-the-sunrise-at-the

Hoy eliminaré de mi agenda dos días: ayer y mañana.
Ayer fue para aprender y mañana será la consecuencia de lo que hoy pueda realizar.
Hoy me enfrentaré a la vida con la convicción de que este día jamás volverá.
Hoy es la última oportunidad que tengo de vivir intensamente, pues nadie me asegura que mañana volverá a amanecer.

Hoy tendré la audacia de no dejar pasar una sola oportunidad, mi única alternativa es la de triunfar.
Hoy invertiré mi recurso más importante: mi tiempo, en la obra más trascendental: mi vida. Cada minuto lo realizaré apasionadamente para hacer de hoy un día diferente y único en mi vida.
Hoy desafiaré cada obstáculo que se me presente con la fe de que venceré.
Hoy seré la resistencia al pesimismo y conquistaré al mundo con una sonrisa, con la actitud positiva de esperar siempre lo mejor.
Hoy haré de cada tarea ordinaria una expresión sublime, demostrando en cada momento la grandeza de mi ser.
Hoy tendré los pies en la tierra comprendiendo la realidad y la mirada en las estrellas para inventar mi porvenir.

Hoy tendré tiempo de ser feliz y dejaré mi aroma y mi presencia en el corazón de los demás, convirtiendo cada una de mis acciones en manifestaciones de amor.

Líder Paternalista

Algunos  jefes, en lugar de imponer órdenes «venden» sus ideas de forma paternalista dando consejos e insinuando «lo peligroso de no cumplir con el deber».

«Hacemos que trabajen más y mejor, insinuando, prometiendo, dejando ver posibles premios», medidas con las cuales en un principio los trabajadores se motivan e ilusionan, pero que posteriormente les hacen caer más en el desánimo, sintiéndose engañados y frustrados con las falsas promesas.

El mando autoritario absolutista y paternalistas tienen criterios comunes: los trabajadores son inferiores, deben obedecer, se les paga para cumplir, los conflictos deben reprimirse, el orden debe imperar por presión o persecución.

Esto encierra una posición existencial negativa respecto a los trabajadores: «Yo estoy bien, los otros están mal», que se traduce en pensar «yo mando, tengo la verdad y los trabajadores deben obedecerme por las buenas o por las malas».

¿Eres un lider paternalista?

Líder Democrático

El lider Democrático es aquel que prioriza la participación de la comunidad, permite que el grupo decida por la politica a seguir y tomar las diferentes decisiones a partir de lo que el grupo opine. Tiene el deber de potenciar la discusión del grupo y agradecer las distintas opiniones que se vayan generando, cuando se esta en la necesidad de resolver un problema, el lider ofrece diversas soluciones, entre las cuales la comunidad debe resolver cuál tiene que ser la solución más apropiada.

¿Serás un Líder Democrático?

Líder Autocrático

De origen griego, la palabra autocracia significa gobernarse a sí mismo, es decir, el poder ilimitado en las manos de una sola persona.

Las autocracias son, entonces, formas de organización  en donde el poder de decidir lo tiene una persona o un grupo de personas.

La autocracia  donde la autoridad manda de acuerdo a su propia voluntad, sin considerar la de los demas.

Por ello los lideres autocraticos:


Determinan todas las normas del grupo.

Dictas las técnicas y pasos de la actividad, uno a la vez, para luego para finalmente incorporar un plan  incierto dentro de la organización  general del grupo.

Asigna las tareas a realizar y los compañeros de trabajo.

Es personal en sus elogios y críticas, se  mantiene apartado de participar,   excepto al demostrar las técnicas.